9/2/08

El Ocaso de un Bardo-Desde Más Cuento que Calleja.

"El ocaso de un Bardo" es el título que Pedro desde su blog ,Más cuento que Calleja ,nos presenta para esta primera edición de los Perezoso Golden blogs.

Estos días anduvo un poco malucho y a vueltas con su hombro dolorido.Esperemos que su debut en los premios lo anime.Desde El Bufón le deseamos una pronta recuperación para que no sólo siga imaginando historias sino que las pueda subir al blog.


El Ocaso de un Bardo.

Todas aquellas palabras que en su época fueron escritas se repartían en un fajo de hojas amarillentas.

Vicente sintió una leve punzada de ansiedad ante la visión de los cuentos que creó durante años. El contacto de sus dedos con el papel le hizo estremecerse. No se detuvo, no tenía tiempo. Había conseguido alejar a los dos demonios que le atormentaban – Alzheimer y Parkinson eran sus nombres -, pero no sabía cuándo regresarían.

Halló al fin el cuento que necesitaba, una historia conmovedora sobre Itsmar, el héroe que siempre se alzaba tras cada derrota. Hizo un cucurucho con las cuartillas y les prendió fuego. Aspiró las volutas de humo procurando que ninguna escapara. Necesitaba todas las fuerzas que pudiera reunir.

Apoyó primero el pie izquierdo, después el derecho, y se levantó de la silla de ruedas a la que permanecía anclado desde hacía seis años. La manta con que su hijo cubría sus rodillas se deslizó perezosa al suelo, como si deseara retenerlo en su prisión.

No perdió el tiempo, no podía permitírselo, con paso firme y seguro se encaminó a recoger su vieja pluma- Miríada era su nombre porque contenía cuantas armas deseara, desde un simple estilete hasta las varas de muerteplasma. Se encaminó al piso de arriba, allí le aguardaba otro demonio. Las escaleras crujieron como si fueran viejos huesos; sus huesos viejos resonaron como si fueran escaleras. Pero superó la prueba y llegó arriba. La radio sonaba en la habitación del fondo. Amaral cantaba “Resurrección”, un presagio, quizás.

Su nieta Carolina descansaba en la cama. Tenía dieciocho años, pero no la salud de una joven de esa edad. Era toda ojeras, piel y huesos. Su demonio se llamaba Anorexia.

-¿Qué haces aquí, viejo?- desafió aquel monstruo pellejudo con su voz rasposa y carente de sentimientos. Se había alzado sobre el cuerpo de la muchacha, que se mantenía en un inquieto duermevela.

“Vengo a destruirte”, pensó, pero no perdió el tiempo en hablar, sabía que era uno de los ardides de aquel malsano ente. Rozó con su pluma una cuartilla en blanco y comenzó a dar forma a un cuento. Era sobre una princesa que yacía presa de una maldición y cómo la superaba. Una hermosa historia. El monstruo aulló maldiciones mientras sus carnes se cuarteaban y desgajaban.

-Viejo, estás maldito, mis primos darán buena cuenta de ti y ya no te restan fuerzas para afrontarles- aseguró con su último estertor.

Carolina entreabrió los ojos.

-¿Abuelo, como..?

- No, mi niña, no hay tiempo. He vivido mucho y bien. He sido feliz, y ahora es tu momento. Toma mi pluma, se llama Miríada, y sé que estará bien en tus manos. En el piso de abajo hay un montón de cuentos, son tuyos también.- Le dio un beso en la frente. - Recuerda no hay demonio que resista un buen cuento; alegra vidas, mi niña.

La muchacha, agotada, cayó en un dulce y reparador sopor.

A su espalda, Vicente escuchó los pasos de los monstruos que le perseguían.

-Habéis tardado mucho- dijo sin girarse.

Mientras las dos bestias se cebaban en él, una sonrisa de triunfo curvó los labios del anciano.
.

11 comentarios:

DianNa_ dijo...

Me parece una historia fantástica y de una ternura increíble.
Es preciosa.
Felicidades y suerte.
Besos!!
Pd: espero que ya estés más recuperado

pati dijo...

(...) no hay demonio que resista un buen cuento ... Genial!

Me encantó. Suerte, Pedro!

Saludos.

______________ dijo...

Muchas gracias a todos por los ánimos y visitas. Sigo con el hombro a veltas, pero intentaré dejar comentarios en todos los relatos y hacer una visita a vuestros blogs.

Un saludo,


Pedro.

Sun-T dijo...

Pedro gracias por darme uno de los mejores momentos de esta noche. Leer tu cuento es una delicia, bien escrito, tierno y cruel, como todos los cuentos infantiles. Gracias de nuevo, ahhh yo quiero una pluma de esas

Escriba perezoso. dijo...

Pues está genial.Nada más.

Flavio dijo...

Precioso cuento Pedro
Un saludo y Suerte!!!

BLOGus dijo...

muy bueno!

Pitxi dijo...

Me ha gustado mucho el cuento pedro enhorabuena, lo único que me he quedado con ganas de saber mas de ese Bardo y los cuentos del piso de abajo, enhorabuena!!!!

Σ=o) Pau dijo...

Pedro, que ganas de recibir esa "Miríada" para escribir con esa ternura que lo haces y al mismo tiempo la recibas tú mismo para que al recuperarte sigas con tus historias
besitos y suerte

Anónimo dijo...

i actually enjoy your own writing type, very unique.
don't quit as well as keep penning as it simply just truly worth to read it,
excited to find out more and more of your own article content, goodbye!

Anónimo dijo...

Hola lectura d este blog es muy muy interesante, comentarios como éste destacan quien reflejan este blog:/

 

Archivo del blog