4/9/07

A veces la publicidad no miente.


A veces la publicidad no miente.Hace algunos años una popular marca de refrescos emitía un anuncio realmente impactante.En el se veía como un hombre llevaba construyendo una catedral con sus propias manos más de 40 años.Al principio nadie se lo creía."Es un anuncio, eso no existe...".

Pero el anuncio era real.De hecho la marca pagó 30.000 euros a dicho hombre por dejarles rodar en la catedral durante tres días y que él apareciera en el spot.Al cabo de cierto tiempo había gente que ya había comprobado que la catedral existía y que aquel hombrecillo tímido que escondía su mirada bajo un gorrito rojo había dedicado la mayor parte de su vida a su construcción.



Justo Gallego Martinez, al cual tuve la suerte de conocer, y su catedral en Mejorada del Campo,Madrid, forman parte de los momentos que más me han impresionado en lo que llevo de vida. La primera piedra se puso el 12 de octubre de 1961,día del Pilar.Es decir que lleva 46 de los 82 años que tiene(1925) trabajando en su obra.

En Internet existen gran cantidad de artículos y vídeos que podéis consultar.De verdad que os vais a quedar fascinados.

Sin duda lo mejor es ir a verlo.Podréis observar como han sido encofradas las columnas con simples botes de pintura o bidones de gasolina.La famosa rueda de bicicleta que utiliza como polea.La impresionante cúpula de 40 mts,torreones que desafían todas las leyes de la arquitectura.Tubos de plástico ,sacos de arlita( material que aligera el peso del hormigón),hierros esparcidos por el suelo...

Un enorme mural lleno de recortes de periódicos donde aparecen él y su catedral,(París Mach, Time, The Independent o The New York Times se alternan con prensa japonesa, alemana y de otros lugares del mundo).

Si os fijáis un poco vereis como los ladrillos están encajados como si fueran un puzzle.Muchos de ellos son restos de partidas defectuosas de una alfarería del pueblo que Justo se encargaba de recoger con su propio coche.Hay una enorme urna a la entrada donde se guardan las donaciones que los visitantes realizan.La entrada es gratis ya que así lo quiere él expresamente.Esto es uno de los motivos que le enfrentan a parte del pueblo.También en la entrada hay un cartel donde Justo gallego da la bienvenida a los visitantes.Esto es lo que dice:

Debido a mis problemas de afonía, les ruego eviten hacerme hablar. Si desean información, lean este cartel.
Me llamo Justo Gallego. Nací en Mejorada del Campo el 20 de septiembre de 1925. Desde muy joven sentí una profunda fe cristiana y quise consagrar mi vida al Creador. Por ello ingresé, a la edad de 27 años, en el monasterio de Santa María de la Huerta, en Soria, de donde fui expulsado al enfermar de tuberculosis, por miedo al contagio del resto de la comunidad. De vuelta en Mejorada y frustrado este primer camino espiritual, decidí construir, en un terreno de labranza propiedad de mi familia, una obra que ofrecer a Dios. Poco a poco, valiéndome del patrimonio familiar de que disponía, fui levantando este edificio. No existen planos del mismo, ni proyecto oficial. Todo está en mi cabeza. No soy arquitecto, ni albañil, ni tengo ninguna formación relacionada con la construcción. Mi educación más básica quedó interrumpida al estallas la Guerra Civil. Inspirándome en distintos libros sobre catedrales, castillos y otros edificios significativos, fui alumbrando el mío propio. Pero mi fuente principal de luz e inspiración ha sido, sobre todo y ante todo, el Evangelio de Cristo. Él es quien me alumbra y conforta y a él ofrezco mi trabajo en gratitud por la vida que me ha otorgado y en penitencia por quienes no siguen su camino.
Llevo cuarenta y dos años trabajando en esta catedral, he llegado a levantarme a las tres y media de la madrugada para empezar la jornada; a excepción de algunas ayudas esporádicas, todo lo he hecho sólo, la mayoría de las veces con materiales reciclados… Y no existe fecha prevista para su finalización. Me limito a ofrecer al Señor cada día de trabajo que Él quiera concederme, y a sentirme feliz con lo ya alcanzado. Y así seguiré, hasta el fin de mis días, completando esta obra con la valiosísima ayuda que ustedes me brindan. Sirva todo ello para que Dios quede
complacido de nosotros y gocemos juntos de Eterna Gloria a Su lado.
No existen planos ni licencias municipales.Pero nadie se atreve a demoler la catedral que ocupa 8000 metros cuadrados.Lo más triste de todo esto es que hasta que no se emitió el anuncio de televisión no se empezó a reconocer la labor de este hombre.Lo mejor es que gracias a este spot hoy en día son miles los visitantes que hemos comprobado que a veces la publicidad no miente. Te animas?.
Para los despistados aqui os dejoel video del famoso anuncio.

video