29/11/09

La delgada línea roja.

La puta delgada línea roja.

Pocas cosas tan simples como una raya de mierda acarrea tantos quebraderos de cabeza a esa masa sucia que componemos el 99,9 por ciento de los habitantes de este planeta.

Un planeta en el que el 0,1 restante nos hace creer que es de todos cuando en realidad lo gestionan a su antojo pasándose el libre albedrío del resto por el forro de los cojones.

Aquí nadie toma sus propias decisiones ni elige nada que no interese a unos pocos.

La linea la mueven nuestros dirigentes,la engordan la curvan o retuercen a placer hasta hacerla coincidir justo donde sus intereses económicos les dictan.

La cuestión es quien la consiguen dejar quieta en ese punto óptimo particular más tiempo.

El cambio climático es un hecho.Las cigüeñas viven aquí ya todo el año....

Las causas y solución al mismo dependen de lo que haya cobrado el científico mercenario de turno.Me pone un par de ejemplos de primaria para explicarme que es lo que debo o no debo hacer y asunto arreglado.

Los informes objetivos y reales los censuran en nuestra puta cara.Los estudios y datos del resto de expertos se desprestigian hasta el ridículo o se disfrazan de conspiración.

No busques en la red.Hay miles de informaciones interesadas.Si alguien quiere encontrar la aguja vamos a llenar el pajar de ellas.Es la malvada censura moderna.

¿Qué clase de idiota seguiría removiendo entre la mierda de la cuadra una vez encontrara la "aguja original" que otro se encargó de colocar bajo la horca.?

Somos pequeños decimales cabrones que no cuadran.De vez en cuando hay alguno al que afortunadamente no consiguen redondear.Es nuestra única esperanza.

A los más torpones como este que les aburre sólo les queda el beneficio de encontrar jabón y un secador que funciona en todos los baños del mundo y la tranquilidad de que nadie te va a molestar en esos dias que te recluyes en tu casa si trincas la gripe a de turno.

El beneficio gordo es de los que tiran las lineas con la misma ética que una regla mellada.

Y de mientras la otra línea roja,esa de la que nadie habla, acomplejada con su gordura.A ver si alguien de ese 0,1 la convence y la pone en su sitio para que no pase ni dios.

Va a ser el hastío que me hace delirar...

.

6 comentarios:

H dijo...

Hola!
Comparto tu indignación, donde yo vivo, que antes tenía fama de ser la ciudad más fría de México ya cosechamos limones en el jardín. Creo que solo nos queda hacer lo que nos corresponde.
un beso!

Perezoso. dijo...

Si,me quedaré con el beso.

Σ=o) Pau dijo...

Da rabia pensarlo, como podemos terminar con la naturaleza hasta agotar o extingir especies y con el clima igual... tan grandiosos somos los seres humanos que nos creemos irrepetibles... es cierto, lo somos pero seguiran dándole vida al mundo aquellos que son capaces de respetar lo que se nos dio como un regalo.

Me encantan tus delirios perrunos ^_^

besos ronroneados en mi abrazo y un huesito virtual para Perezosin :D

Antonio dijo...

El cambio climático es culpa de todos, los que ya hemos contaminado, y los países tercermundistas, reclamando su derecho a contaminar, igual que lo hemos hecho nosotros.

Difícil solución tiene.

Forogenio dijo...

Hola, creo si que todos tenemos parte de la culpa, pero los gobiernos o mejor dicho nuestros gobernantes son los mas culpables de todos porque no hacen nada por cambiar las cosas, solo piensan en el dinero en sus bolsillos que reciben de grandes empresas contaminantes, miran a un costado cuando deberian sacar leyes para proteger a la naturaleza, que poco a poco nos esta avisando que su paciencia se termina.

Escriba dijo...

Forogenio a eso sumale que encima nos tratan como a gilipollas.

Antonio lo que apuntas sobre las economías emergentes,bueno alguna ya es algo más que emergente,es complicado de resolver.Lógico que se nieguen en redondo a aplicar ciertas restricciones cuando gran parte de los que "se lo piden" se han pasado décadas haciendo lo que les ha salido de los cojones y piensan seguir haciéndolo.

Lamentablemente se aplica aquello de aqui follamos todos o matamos a la puta con perdón de la expresión.