20/4/10

Liarla parda.

Hoy vamos a rescatar dos vídeos de esos que pululan por la web y nunca te cansas de ver.

Ambos tienen en común esa risa salvaje e irrefrenable del que sabe contemplar sin compasión los acontecimientos.

No dudéis amigos.No hay que tener piedad.Sólo así podréis disfrutarlos en toda su grandeza.

El primero es ciertamente demoledor y deja muy claro que el ser humano es cabrón por naturaleza.No hay tregua para las almas cándidas.Esta gente no hace prisioneros.

El operador de cámara es un crack.Permanece impasible a sabiendas de lo que va a suceder y sólamente se desfoga cuando el rompehielos a efectuado su pequeña acometida.




El gesto humanitario final de ponerle la toalla para que no se enfrie es de traca.Las atenciones témicas de los colegas como que se la deben bufar llegados ya a ese punto de manoneo.

El segundo vídeo tal y como reza el título va de esguinces.Al loro con el trio calabera que lo presenta y la pechada de reir de los notas.




El truco está en el calentamiento previo antes de efectuar el numerito final.Ese primer forcejeo es vital.

Lo que sigo sin entender es por qué coño no se deja ir y sigue retorciendo los tobillos 25 veces por segundo cual colibrí abatiendo las alas.

Déjate ir mujer.Si ya has hecho la gracieta.¿No ves que te vas a lastimar al final criatura de dios?.

Pos na...a disfrutarlo con la cámara lenta.